viernes, 13 de marzo de 2009

Anteayer hubo Luna llena...


Vivo en el primer piso de un edificio de nueve plantas. Mi casa está completamente rodeada de otros edificios, así que cuando miro por las ventanas no puedo ver el cielo. Pero tengo la suerte de tener mi trocito de patio que me deja un atisbar mi cuadradito de cielo. Insuficiente, en el que apenas veo nada... miope por falta de visibilidad y sin poder distinguir en él apenas dos o tres estrellas... pero es mi trocito de cielo.

Y el pasado lunes salí al patio cuando acababa de anochecer y me encontré de bruces con una Luna grande, brillante, que casi estaba llena. Y me quedé quieta mirándola, mientras caía en que hacía más de dos meses que no la veía. Demasiado tiempo.

Acabo de pasar un par de días en el hospital. Me tocaba el segundo ciclo de quimioterapia y, en mi caso, el proceso es algo largo. Me resulta curioso. No sé si al estar en el hospital me calmo, pero me han venido bien este par de días para pensar. Llevaba una semana bastante inquieta, nerviosa, impaciente y hasta caprichosa. Supongo que no estoy llevando muy bien la trombosis. Pienso en que si no tuviera la pierna tan hinchada estaría casi bien, sin notar nada y llevando una vida casi normalita. Y eso me impacienta demasiado, no llevo bien la inmovilidad.

Y el fin de semana pasado me dejé llevar; o, mejor dicho, me regodeé en dejarme llevar y sentirme mal. Murió mi suegro. Pero si soy justa, tengo que reconocer que no fue eso lo que me afectó, era yo misma la que me estaba taladrando la cabeza. Me sentía sola. Muy sola. Soy consciente de que escribir esto es algo tremendamente injusto, porque si hay algo que es cierto es que no estoy sola para nada. Sigo asombrada de la cantidad de gente que me está apoyando, animando, preocupándose por mí y dejando de hacer cosas por estar conmigo, por acompañarme, por mimarme... es increíble. Y, sin embargo, tenía esa sensación, soledad. Si lo pienso, tengo que reconocer que, bueno, es posible que haya algo de "normal" en ese sentimiento. Tengo que encontrar una forma de enfrentarme a esto sola, porque cabe la posibilidad de que no salga bien y, si eso ocurre, pues ocurrirá algo que tendré que pasar yo y sólo yo. Pero lo de este fin de semana fue caer en el desánimo por caer en el desánimo. Hay gente que me dice que me merezco enfadarme y patalear de vez en cuando, pero no creo que sea una solución. Aún tengo que aprender a calmarme y a tener más paciencia. Simplemente, porque yo lo valgo. Dejarse caer, dejarse llevar es fácil, pero no es ni inteligente, ni efectivo. No ayuda.

Me han venido bien estos dos días de estar en el hospital, más calmada que en casa, vaya usted a saber por qué. Sé que voy a conseguirlo, que acabaré haciéndolo bien.

Y ¿sabéis qué? Cuando ayer volvía del hospital a casa, al girar una esquina me encontré, de repente, con una Luna hermosa, radiante y estupendísima... Y nos guiñamos un ojo :-)

6 comentarios:

Tuca Kors dijo...

Hola, Servidora!
Escrevo em português porque quero lhe contar o que aconteceu ontem, aqui em São Paulo, Brasil.
Há um mês que não olhava o céu à noite e ontem, pela janela do meu quarto, vi a lua cheia e duas estrelas, fato extremamente raro aqui nesta capital tão poluída!
E não sei porque, lembrei-me de você e pedi à lua que lhe enviasse um beijo e um abraço desta sua leitora desconhecida.
Será que você os recebeu? Ou a lua anda esquecida e velha demais?
Era isso que queria lhe contar.
Com muito carinho da Tuca

servidora dijo...

Chegou e recebim :-)
¡¡Obrigado!! :-)

Algernon dijo...

:-)

Stigma dijo...

Que sepas.. que esa misma luna.. tuve la ncesidad de aullar durante mas de diez minutos como si de un licantropo me sintiera. Y creeme, aullo bien. Que le lo diga el cantabron XD

Digamos, que te lo dedico ;)

Jb

Señor R dijo...

Todos estamos solos. Y como eso nos da miedo lo que hacemos es unir nuestras soledades para que entre tantas soledades, nuestra pequeña soledad no se sienta tan sola.

Todos estamos solos pero todos nos tenemos los unos a los otros. Asi que no estás sola :)

Un abrazo.

lapetiteenbelgique dijo...

Ánimo, a veces hay momentos duros y el reconocer que nos duelen es síntoma de que somos humanos.