martes, 11 de diciembre de 2007

Diversos acontecimientos personales de complicada pormenorización...



"Diversos acontecimientos personales de complicada pormenorización me han situado en los últimos tiempos frente a la posibilidad de controlar activamente mi existencia. Me encuentro en el principio de algo que no sé definir, pero que se resume en la impresión de haber tomado las riendas de mi vida."


No sabía bien cómo titular esta entrada y he recurrido a Millás y a una frase que ya copié el otro día, al comentar cómo había tropezado con "La soledad era esto". Dudaba entre esto o hacer referencia a mi to-do de agosto.

Creo que le pega más este título; primero, porque va de acontecimientos personales y, segundo, porque al hablar de ese libro me olvidé de hablar de las antípodas. Y no deja de ser una teoría tentadora: es la excusa perfecta para ser feliz en esta vida. Tan feliz como una acémila, claro está.

Pero vamos por orden. Primero con el acontecimiento personal, en singular, ya que en realidad sólo hay uno. He aparcado una relación que, en febrero, hubiera llegado a los veinticinco años aunque, en realidad, nunca pasó de los veinte. Que no son pocos. Y que fueron muy hermosos. Pero acabaron y fui tan necia como para dejar escapar cinco años antes de darme cuenta. No sé si esperaba un milagro, como tampoco sé si el no contribuir a provocarlo ha sido una actitud imbécil o inteligente. El tiempo lo dirá. Por ahora, creo que lo inteligente ha sido reconocer que todo acaba en este universo y que empecinarse en algo que no funciona, simplemente, hace daño. Hace daño a más de uno y a más de dos.

En mi caso, para sobrellevar esa situación anómala, para que pasaran los días sin hacerme daño, había construido una especie de capullo de seda en el que me había encerrado a solas para aislar mis sentimientos, mis pasiones, mis inquietudes y buena parte de mis ilusiones. Aún no he salido completamente de él, para recuperar ese territorio, recuperar amigos y recuperar el impulso de compartir sentimientos, pasiones, inquietudes e ilusiones.

Por eso me obligué a hacer ese to-do, aunque cumplir con él me está costando caro. Estoy torpe, muy torpe, por la falta de práctica al hablar, al compartir, que me está pasando factura. Pero fue algo a lo que me obligué y sé que podré hacerlo. Primero tuve dudas y estuve tentada a tirar la toalla. Pero un día recordé lo bonito que es pelear por las cosas y lo bien que se me ha dado siempre ¿por qué habría de fallarme la voluntad ahora? Y, además, confío en mis amigos y en su generosidad. Acabaré superando esa torpeza.

Lo malo, o mejor dicho, lo bueno, es que ir dando pasos en esa reconstrucción te obliga a volver a enfrentarte con fallos de tu carácter que tenías olvidados. Daba lo mismo que ciertos defectos aparecieran para visitarme más o menos a menudo: estaba sola para verlos y reconocerlos ¿cómo podrían avergonzarme ante nadie? Bastaba intrometerse un pelín más, pasar la cerradura a la puerta para impedir que entrara nadie, y me podía montar mi propio guateque con esos defectos como invitados de honor. Pero me he hartado de ellos, tienen poca conversación y bailan fatal. No quiero volver a invitarlos a ninguna fiesta privada.

En "La soledad era esto", la protagonista descubre que su madre, que acaba de morir, era alcohólica. Ella misma es fumadora compulsiva de chocolate. Leyendo los diarios de su madre, se encuentra con su "teoría de la antípoda", alguien que vive en las antípodas físicas y está unida espiritualmente a ella, obligándole a hacer cosas que no haría sin su mala influencia: su madre no bebía, era su antípoda quien lo hacía para dejarle quedar mal. También descubre que su madre ha puesto nombre a esta antípoda y que, de hecho, ella lleva ese nombre. Conocer esa teoría le ayuda a dejar de fumar porros, sólo por el placer de fastidiar a su propia antípoda, y a poner orden en su vida.

Yo tengo también mi propia antípoda, que me obliga a hacer chiquilladas. Que no se me entienda mal: adoro conservar un trozo de mi espíritu infantil, para jugar con mi hija, para reír con los otros niños, para mirar al cielo y para soñar con la Luna.

Pero eso no tiene nada que ver con meter el dedo en las gafas de los demás por hacer "una gracia". O chocar tu botella de cerveza con la de otro para que se salga. O trabajar con alguien sin prestarle la atención que merece, farfullando "losientos" entrecortados cuando reclama esa atención. O enfurruñarse por supuestas conspiraciones, haciéndose una un bicho bola, que reclama ofendido su derecho a ponerse morado y no respirar. ¿He dicho chiquilladas? Creo que gilipolleces es más apropiado.

Es cuestión de ampliar el to-do y lo voy a hacer. Como le decía ayer a un amigo, voy a por mí. Sin vacilaciones, porque yo lo valgo.

5 comentarios:

paraquesiyalosabes dijo...

Así que era esta entrada lo que destripabas esta tarde en la cantina con la mirada perdida...
Espero que te haya hecho bien escupir el bicho y que esta noche no te desvelen los malos espíritus ;-)

Txarly dijo...

Mira tú por dónde, me encontraba sentado en la cama haciendo una interminable lista de to-do's cuando me da por pasarme por aquí y me tropiezo con este post!

Todo esto que leo me suena a... enorme liberación! Y reafirmación de principios. O reencuentro con los mismos, no sé, Glo. En todo caso, coincido plenamente en que tú lo vales. Tú vales un montón, por supuesto. :¬)

Txarly dijo...

Off-topic como la copa de un pino (es que si no, se me olvida y no te lo comento). Es posible que te tropieces en el campus con un joven alto, calvo, con gafas y enormemente atractivo. Sí, es mi hermano, y está haciendo un doctorado en la UJI. Así que si te lo encuentras, abórdale sin reparos que es un tipo dicharachero que seguro que te da buena conversación (y a lo mejor te enchufa en el conservatorio, fíjate tú)

servidora dijo...

Gracias a los dos :-) El caso es que he dormido como una bendita, así que igual me ha venido bien escupir la bola de pelo, sí ;-)

servidora dijo...

[Off-topic] ¿Te has fijado en esta tía? Últimamente va asaltando a todos los jóvenes altos, atractivos, calvos y con gafas del Campus... ¿será algún efecto secundario de esas pastillas que toma?

XDDDDDDDD
[/Off-topic]