martes, 16 de mayo de 2006

Apendicitis


Igual van a tener razón los que me llaman exagerada: para una vez que me animo a ver al afamado doctor House, a mitad del capítulo vienen dos auxiliares clínicos y un cirujano y me bajan a quirófano... ¿Alguien me puede contar cómo acabó el capítulo del pasado martes?

Pues eso, que esos ataquitos de dolor abdominal que me iban y me venían desde noviembre no estaban provocados por el flato ni por ningún virus intestinal... era mi apéndice que se quejaba. Afortunadamente, no llegó a perforarse (¡aunque estuvo a puntito!). Me he pasado una semanita en el hospital y aquí estoy, esperando a que me den el alta definitiva...

No deja de ser curioso que, de vez en cuando, te recuerden que no tienes ni idea de ciertos temas. Bueno, "curioso" no es la palabra... ¿existe la palabra "espabilante"? Lo que quiero decir es que cuando hablaba con el cirujano me iba sintiendo como Alice pegando bocados al hongo de hacerse pequeña (¡de la vergüenza que me iba entrando!):

-"Pues yo creía que la apendicitis era.." (servidora poniéndose colorada...)
-"¿Cómo?" (sonrisita del cirujano)
-"Pues un dolor que viene y no se va, que dura y dura hasta que te operan..." (servidora con complejo de que la están examinando y va a suspender...)
-"¡Uys! ¿Y por qué tenías esa idea tan rara?" (cirujano a punto de partirse la caja...)

En fin, ¡os podéis hacer una idea del nivel intelectual que demostré frente al bueno del cirujano! Bueno, por el mismo precio, curita de humildad y apendicectomía :-) ¡Qué más quiero!

Que sepáis que una apendicitis es una inflamación del apéndice. Que puede remitir solita como cualquier otra inflamación sin que tengan que meteros un tajo. Pero que cuanto antes os la detecten y metan el tajo, mejor lo tendréis para reponeros. Y que no hagáis como servidora que, entre otras "barbarideces", ejerzo de alérgica a los médicos y suelo ir cuando las cosas están ya a punto de reventar.

Y si la cosa es un apéndice... ¡ays!

Por cierto, el cirujano era un encanto. Y en el hospital me han cuidado como a una reina. Y tuve la suerte de tener como compañera de habitación a una mujer de 69 años que me ha enseñado muchas cosas. Conocerla a ella ha sido el tesoro de esta experiencia. Un besote, Pilar. Ya verás como en dos o tres días tú también te vas a casa.

6 comentarios:

Emilio A. dijo...

Yo creo que la pregunta de rigor es:
¿Te han dado tu apéndice?
¿Lo tienes guardado en un bote?

Espartaco dijo...

Holas Glo!!! Pues nada que acabo de enterarme de tu operación ... ale apendice al aire ... Te deseo un rápida recuperación!!!

Saludos!

Aniwiki dijo...

me alegro q todo haya bien y q ya estés mejor :) besiwikis y a volver al ataque prontito :P

txarly dijo...

Bueeeeno: no ha llegado la sangre al río. Me alegro de que estés de nuevo por aquí dando guerra.

Un besote.

servidora dijo...

¡Gracias meus! :-)

Lo bueno es que ahora no puedo recaer ¡he quedado vacunada! ;-)

Ah, emilio, el apéndice te lo he mandado por correo urgente ¿aún no te ha llegado? :-)

Mars Attacks dijo...

Lo mismo se hace una torrá con él. ¡Me alegra que estés de vuelta (y vuelta)!