sábado, 4 de febrero de 2006

Caricaturas y frikipedias

Pues a raíz de la entrada anterior me he quedado pensando... el bueno de txarly publicaba una entrada sobre el asunto de las caricaturas y me he sorprendido a mí misma con el comentario que le he hecho.

Y estaba escribiendo lo anterior bajo los efectos del cabreo por lo del cierre de la frikipedia y tengo que reconocer que en una de estas me he sorprendido diciéndome a mí misma "...hipocritilla... ¿Y tu discursito de por la mañana?".

Tengo todo el rato el regusto de una discusión que tuve con un amigo hace tiempo... el contexto creo que era el tema de la ablación femenina, en el que me manifesté (¡y me sigo manifestando!) muy en contra y con argumentos muy, pero que muy rotundos. En una de estas, cuando mi amigo me preguntó "¿Tú lo que quieres es entonces la occidentalización total de las mujeres, no?", creo que le contesté "Si occidentalizar mujeres es no mutilarlas, ni comerciar con ellas, ni considerarlas propiedades privadas ni hacerles mil barbaridades en nombre de las religión que profesan, sí". Sigo opinando lo mismo y, de hecho, mis principales criticas a la religión musulmana se alimentan del cabreo continuo que me provoca el recordar la imagen de un burka o la prohibición de que las mujeres tengan una vida propia al margen de padres, hermanos, maridos o hijos.

A ver, que la perdiz está pidiendo una tregua para que deje de marearla... Veamos si aclaro el lío que tengo en la cabeza. Es posible que ambos asuntos, lo de las caricaturas y lo de la frikipedia, estén relacionados con la libertad de expresión, pero creo que cada uno muestra un perfil distinto del mismo concepto. Por de pronto, la actuación de una sociedad privada ha provocado el cierre de un portal. Es un acto de censura ejercido por una asociación que parece tener cada vez más influencia en según qué círculos.

En cuanto al otro asunto... No estoy de acuerdo con la mayor parte de los preceptos musulmanes, pero nunca se me ocurriría entrar calzada en una mezquita; tampoco estaría por la labor de no ponerme un pañuelo si tuviera que andar por la calle en Irán. Y, sin embargo, lo primero lo haría por respeto y lo segundo... ¿por miedo? Digamos que por no meterme en líos...

Lo que sí sé es que somos un poco prepotentillos en este occidente nuestro... como esa buena mujer que quería occidentalizar a todas las mujeres del mundo. Estamos en una sociedad en la que una serie de temas son tabú, sea por presión social sea por rancia tradición "occidental". Vamos, que nadie defendería la libertad de expresión de un dibujante que tomara a chufla a las tres mujeres que han muerto hoy a manos de sus compañeros. Puede parecer demagógico, pero esta noticia es de hace 15 días. Ahora estamos hablando de algo que ha ofendido muy ostensiblemente a millones de personas. Vale, que sí que los líderes religiosos tienen una cierta facilidad para conseguir que las masas enardecidas se levanten en armas en los países islámicos. Y eso es deleznable, detestable y se debe denunciar. Pero yo hablo de los padres de los compañeros de cole de mi hija, que igual no entienden por que mi sacrosanta libertad de expresión (y mi occidental concepto de lo políticamente correcto y lo políticamente incorrecto) me permite ignorar uno de sus dogmas. Si queremos entendernos, tendrá que ser mutuo ¿no?.

3 comentarios:

txarly dijo...

El esfuerzo de aceptación ha de ser mutuo, sí, y el problema es que en estos temas la comprensión y el talante suelen brillar por su ausencia.

Échale un vistazo al blog de Íñigo Sáenz de Ugarte. Creo que te resultará interesante.

servidora dijo...

Gracias por el enlace. Oye, que con esto de no controlar mucho no sé si he vulnerado alguna "nettiqueta" de esa, porque me da la impresión de que he hecho un "nudo-blogging", más que un "cross-blogging"... ¡échame la bronca si toca!


...de hecho me iba ahora hacia micrographic...

Gilgamesh dijo...

El articulo me ha parcido delicioso porque refleja esa contradiccion que muchas veces he sentido. Cada vez pienso menos en blanco y negro y más en grises.
He puesto un enlace al artículo en mi bitácora. Enhorabuena por él.