jueves, 9 de agosto de 2007

Más álbumes, más fotos...


Hoy me he parado a recoger los álbumes. Habían quedado en el pasillo, encima de la silla, y mientras los guardaba me he puesto a mirarlos otra vez. Y se me ha ocurrido la idea tonta de que las fotografías son como tatuajes... haces una fotografía y hay un trozo de tu vida, muy breve, que queda ahí congelado. Que no cambia aunque tú cambies. Y que, además, puede quedar expuesto públicamente sin que valgan excusas ni explicaciones: está ahí, lo puedes ver ¿quieres más pruebas?

Y, lo que es peor, te trae asociados recuerdos.

O no, era por eso por lo que hacíamos fotos ¿no? Para recordar, para no olvidar ciertas cosas, ciertos momentos... aunque sea después de rescatarlos debajo de una nube de polvo, de un Scruffy de esos que igual no sólo se alimenta de polvo, lanillas y nuestras células muertas. Seguramente, también se alimenta de trocitos de nuestros recuerdos, de pequeños trozos de nuestra vida que ha tomado de las fotografías. Y entonces, sí que es posible que sueñe cuando limpiamos y lo matamos.

Aunque no consigamos arrastrar todos los recuerdos que acompañan a las fotografías. Claro que no sé si es buena idea querer olvidar lo que se ha vivido... Si ha sido bueno, sería una tontería desperdiciar un bonito momento. Y si ha sido malo, debería servir para aprender.

Queda la música, Luis Eduardo Aute.


Claro que es posible que todo esto sólo sea un intento cutre de convencerte de que no me hagas fotos...

6 comentarios:

Txarly dijo...

Con lo fotogénica que eres, mujer ;-)

Yo soy de una nueva generación que no tiene esos problemas... cuando quiero eliminar recuerdos sólo tengo que entrar en el iPhoto y mandarlos a la papelera de reciclaje. Te quedas de bien cuando le das a "vaciar papelera"... :D

servidora dijo...

Pensándolo bien, igual soy una tramposa. En el 90% de las fotos que hay en casa no salgo y en casi todas las que no salgo el motivo es evidente: la fotografía la estoy haciendo yo...

Hmmmm... lo que cuesto de criar... :-)

María dijo...

Txarly... a mi que no me gusta nada vaciar la papelera... luego siempre me arrepiento.

Servidora me pasa como tu, que casi nunca salgo en las fotos porque las hago yo... no me gusta salir en las fotos... pero a veces me gustarñia salir un poco más! jajaja que lío!

servidora dijo...

María, no sé cómo diantres te has asomado por aquí, pero me alegro :-)

Acabo de pasarme por tu cueva y me he puesto a llorar pero de alegría ¡Gracias! Y muy guapos tus niños ;-)

María dijo...

¿te extraña que me pase por aqui? me paso de vez en cuando eh?? es más... te linkeo ahora mismo!

¿verdad que molan "mis niños"? yo ya tengo ganas de volver...

servidora dijo...

No, no me extraña y, además, ¡me alegra! Pero siempre flipo con la blogocosa y cómo caes o dejas de caer en un blog o en otro :-)

¿Nadie habrá hecho un estudio al respecto? :-D