domingo, 11 de junio de 2006

Desnudos frente a los coches



Al entrar hoy en 20 minutos me he encontrado esta imagen, entre otras. Esta foto es de Zaragoza, pero también las hay de Madrid. Por lo visto, ayer hubo una reivindicación en varias ciudades del mundo; a la vista de la imagen, no hace falta indicar que el carácter del evento reivindicador era festivo.

Si queréis ampliar la información, id al artículo original. Yo sólo quería añadir una reivindicación más, que no encuentro suficientemente reflejada, para mi gusto, en el artículo: me encanta ir en bicicleta, pero hace mucho tiempo que no me atrevo a utilizarla. Sé que en medio de los coches estoy tan desnuda como esta gente, si no más. De hecho, lo que me temo es que, en medio de los coches, soy transparente.


Me parece estupendo reivindicar la bicicleta como medio de transporte; sería especialmente inteligente utilizarla en ciudades como Castellón, no muy grande y plana, sin cuestas que te hagan padecer y, sobre todo, completamente colapsada por el tráfico. Imaginad qué maravilla de ciudad tendríamos con que la tercera parte de los coches se cambiaran por bicis.

Pero creo especialmente importante reivindicar respeto por parte de los conductores a ciclistas y peatones. Porque no puede ser la ley del más fuerte la que impere en el tráfico. Y hay demasiados ciclistas desnudos e indefensos ante los coches.

4 comentarios:

Mars Attacks dijo...

Bueno, muchos vamos con todo el cuidado del mundo de no cargarnos a un indefenso ciclista. Ojalá importemos el sistema de transporte urbano del norte de Europa, de muchas bicis, algunos tranvías y muy pocos coches...

lazy bitch dijo...

Aunque mi natural forma de ser varía entre "vaga y muy vaga" tengo que decir que hecho bastante de menos ir en bici.
Cuando estaba en Copenhague la usaba todos los días, lo que combinado con un sistema de transporte público genial hacía de mi vida algo mucho más fácil.
Me costó bastante encontrar la primera (no voy a decir aquí, los medios, lícitos o no, por los que la obtuve), pero desde ese día, las dos ruedas y yo nos hicimos íntimas.

Ya podia llover, nevar o caer chuzos de punta, que allí me iba yo con mi bici, la aparcaba en la parada del metro ( entre unas mil más ) y me iba a clase.

Incluso una vez me caí, me pegue una...pero bueno, eso ya es otra historia, jeje.

Y lo que seguro que poca gente ha hecho es salir de fiesta con la bici. La vuelta era lo mejor, un grupo de quince en plan Verano Azul, haciendo mas "eses" que otra cosa de camino a casa.

Aiiisss, que recuerdos...

Loliquiturri dijo...

Y qué lo digas!
Qué miedo paso cuando voy en bici por ciudad :S

Bridget dijo...

Si ni siquieran se respetan entre coches ¿cómo van a respetar a otro tipo de vehículo? No va especialmente sobrado de respeto este mundo.