viernes, 15 de febrero de 2008

Google no es una marca de chicles


Google no será la panacea, pero es lo más parecido que tenemos a un cruce entre el libro gordo de Petete, la Encyclopaedia Britannica y las páginas amarillas. No hace falta ser un experto en búsquedas por internet, normalmente una frase incompleta (incluso, mal escrita) nos permite acceder de forma rápida a lo que estemos buscando y obtener fuentes contrastadas de información. Podemos acceder a documentos oficiales, a versiones light de documentos difíciles de digerir e incluso a imaginería varia sobre temas en principio serios. Pero, por supuesto, para que sea útil, es preciso saber leer. Y querer leer. Y, sobre todo, saber discriminar, analizar y deducir.

De esto deberíamos ser especialmente conscientes los profesores. Ya no somos los reyes del mambo, entendiendo como tales los poseedores privilegiados de cientos de trocitos de información, con la misión de transmitirla, de forma más o menos organizada, a nuestros estudiantes. No, nuestra misión hoy en día, es mucho más bonita: enseñar a nuestros estudiantes a ser ellos mismos los reyes del mambo. Ya no es necesario memorizar cantidades ingentes de información, está toda ahí disponible esperándoles. Y, sobre todo, ya no dependen de nosotros para acceder a la información, la tienen a ¿dos? ¿tres? ¿cinco? clicks de distancia. Nuestro papel pierde protagonismo para hacerles protagonistas a ellos... y, la verdad, lo prefiero: no me importa transmitir mi capitalillo en datos, almacenado de forma más o menos pintoresca a lo largo de los años y poner mi experiencia a su disposición. Pero es mucho más interesante enseñarles a ser críticos con lo que leen, a ponerlo en duda, a analizarlo, a reconocer lo correcto, a rechazar lo erróneo, a no prestar oídos gratuitamente a juicios excéntricos o demasiado floridos. Hoy en día el problema no es acceder a la información, sino discriminar correctamente entre toda la información que está disponible a nuestro alrededor.

Otro colectivo que debería ser consciente de esta nueva situación es el de los periodistas. Ya no dependemos únicamente de periódicos, telediarios y otros informativos para estar al corriente de lo que ocurre. No es sólo que tengamos acceso a muchos más medios de información que hace unos años, es que a poco que busquemos, podemos tener acceso a las mismas fuentes. Un periodista tiene hoy más que nunca la obligación de ser veraz y contrastar la información que publica; puede equivocarse (todos somos humanos) pero si insiste en repetir un error, sin ser capaz de reconocerlo cuando se le indica, sin ser capaz de rectificar, sin ser capaz de comprobar la fuente de información y volver a consultar un dato, corre el riesgo de perder toda credibilidad y de hacer perder la credibilidad al medio para el que trabaja.

Hace poco se publicó una información errónea que afecta a mi universidad (a todas, en realidad) porque alguien, poco informado, no es capaz de distinguir entre el coste medio equivalente de un profesor universitario y el sueldo de un profesor universitario e interpretó mal el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre las universidades públicas. Como ya dije en otra entrada, hay artículos en los que se explica muy bien. Para hacernos una idea intuitiva, hablemos del coste por curso de un estudiante universitario, comparado con lo que paga realmente de matrícula. ¿Somos todos conscientes de que la matrícula de un alumno universitario no cubre el total del coste que supone su formación? Pues, de la misma forma, el sueldo que cobra un profesor (que es el mismo en todo el estado, salvo complementos específicos por comunidades autónomas, y sin diferenciarse por ramas científicas) es sólo una parte del coste que supone como herramienta docente del sistema público. En el coste influye el tamaño de una universidad, el número de alumnos matriculados (cuántos menos alumnos matriculados, más gravosa es una titulación, por eso peligran las titulaciones que no llegan a un número mínimo de matriculados en primer curso), la edad de la universidad (si está construyendo aún sus infraestructuras es más cara que una universidad consolidada)...

Cuando se hizo ver a esa persona que estaba equivocada, que ese no era nuestra sueldo, insistió en que "Los profesores de la UJI corrigen al Tribunal de Cuentas", cuando eso no es cierto. El Tribunal de Cuentas ha dicho la verdad: el informe habla de coste medio equivalente de un profesor universitario. Al único que se pretendía corregir era a quien habló de sueldo, demostrando ser un periodista mal informado, y peor intencionado en sus críticas. Porque cuando se habla con tanta ligereza y tanto desconocimiento sobre datos que afectan a personas, una ya no sabe si es dejadez o si se lo hacen con toda la mala intención del mundo y muy a sabiendas de que se está escribiendo una no verdad... y mientras tanto, se repite machaconamente una idea errónea y se insiste en continuar desinformando.

En fin, a la larga eso tendrá que volverse en su contra. Como he dicho, cada vez accedemos más libremente a la información: si un medio se empeña en tergiversar la verdad, acabará pagándolo, pues perderá la confianza de los lectores. Si un medio miente o informa mal (que tanto me da) cada vez que habla de los temas que conozco, forzosamente acabaré preguntándome si no hará lo mismo con todos los demás temas.

Rectificar es de sabios, dicen. E informarse antes de opinar, de prudentes.

12 comentarios:

servidora dijo...

Llevaba con idea de escribir esta entrada un par de días... pero lo del "meneo" me dejó un poco aturullada. Gracias por haberme "meneado" hasta la portada (ya tengo algo que contar a mis nietos ;-)) y gracias por haber pasado por aquí :-)

Mars Attacks dijo...

Yo me daba con un canto en los dientes por que no apareciera la palabra "piratería" o "ilegal" en todas las noticias sobre descarga de música, libros o películas desde internet.

Jb dijo...

Si hombre.. y si no de que nos podriamos quejar nosotros XD

Ademas, aparte de los octogenarios y la gente ciega quien hace caso a ese periodicucho de verdad?

Es como dice gloria.. ya se daran cuenta de su error. En verdad, creo que ya lo saben, solo que aun no han reaccionado al hundimiento y siguen con la misma idiotez hasta que se den cuenta ^^.

Anónimo dijo...

http://meneame.net/story/pedrojota-no-rectifica

Jb dijo...

Madremia.. Te vas a hacer famosa.

De aqui na, la noticia en Antena 3 y luego debate Gloria Vs Pedro J ;)

Eso si que seria interesante de ver XD

servidora dijo...

¡Ays! ¿Por qué te he imaginado con cara de babeo en la cola del cine para ver "Alien vs Predator"? XDDD

;-)

(Ha sido ese chico tan republicano de la zona cántabra... ;-))

Jb dijo...

Cara de Babeo... ¿¿¿¿¿en la cola del cine????? ¿ALIEN VS PREDATOR?

N U N C A

Por lo demás. Bueno, entiendo la emoción que querias expresar...

Ya era raro que con la noticia no se hubiera metio ese... ^^ Es más, me enseñó el la noticia en meneame.

PD:: Por curiosidad.. ¿quien de los dos hubieras preferido Alien o Predator? XDDD

servidora dijo...

Hmmm.. interesante elección. Tengo que pensármelo..

Hmmm, nah. Alien. Sí, definitivamente me pido Alien :-D

Cockroaches Whisperer dijo...

Casualmente trabajo en un periódico, y despues de la psicología el periodismo es la profesión a la que más le he perdido el respeto. Muchas veces las inexactitudes no son culpa únicamente del redactor: prisas, malas fuentes, mala coordinación, que meta mano en el artículo quien no debe, poca plantilla (si haces una lista de firmas en un periódico la mitad son pseudónimos de la otra mitad). Pero también es verdad que algunos hacen su trabajo con incompetencia o con deliberada mala intención, conscientes del poder que manejan.

Lo mejor si no admiten el error, que seguramente no lo harán porque un periódico vive de su imagen y la intentarán mantener limpia a toda costa, es denunciarlos públicamente, e ir no sólo a por el redactor del artículo, sino a por el delegado de zona, pues el primero lo escribe, pero el segundo es el responsable de que se publique.

Por cierto, tu 'gafadura' fue en realidad un golpe de suerte, conseguí otro muchísimo mejor. :D

servidora dijo...

b0nZ0, cariñet, menos mal que me vas dejando pistas, que a veces me despistas un pelín :-)

Y va a ser que tú eres multitarea, multiusos, multitodo :-) El día que publiques tus memorias, vamos a disfrutar :-D

Crónicas de Sepelaci dijo...

Ay, la dura profesión del plumilla.

No te extrañe que haya tan poca rigurosidad en las noticias ofrecidas por los medios. Me se de varios corresponsales que no son periodistas, sino "uno que pasaba por allí", y que simplemente, desconocen los rudimentos de la profesión.
Que la suplen con tesón y buena voluntad, e incluso con cierta habilidad innata, sí.
Pero que no son periodistas, aunque en muchos casos superen a estos en conocimiento de las situaciones que describen.
Otros, van de listos y no cotejan informaciones que luego resultan ser falsas o peor, incompletas.
Que de todo hay en la viña del señor...

Por cierto, me encanta la primera parte del post. Yo también creo que es más imporante enseñar a manejar la información, que dar esta sin más.

Un saludín

Pep dijo...

Más sobre los periodistas: cada vez que leo "en primer lugar Cataluña, Andalucía y Madrid", ya sé que el mindundi en cuestión es incapaz de entender que los datos referidos a población deben dividirse por la población total, de lo contrario todo ocurre "con más frecuencia" en Cataluña, Andalucía y Madrid y "con menos frecuencia" en Ceuta y en Melilla. No sé como lo vivirá el resto de los mortales, pero para los que hacemos y vivimos entre estadísticas, esto es peor que una falta de "hortografía".