lunes, 8 de enero de 2007

S'en anem?



María y Santi a punto de marcharse para conquistar el mundo (o, en su defecto, el camino de la Feria del Trece...)



A los 16 años tenía la portada de la libreta de Mates llena de las típicas frases que tanto gustan a los adolescentes... bueno, a mí, por lo menos, me gustaba coleccionarlas. No sé por qué, pero hay una que me quedó grabada,
La vida es el arte de dibujar sin tener goma de borrar.


Cuando he llegado hoy a casa me ha recibido el barullo habitual, "¡Beso!" "¿Te llevo eso a la lavadora?" "Mami que...", y el gran notición: "Mamá, hoy hemos empezado a utilizar bolígrafo en el cole. Dice Juan que tenemos que tener mucho cuidado. Papá me ha comprado tres bolis de colores y tipex ... ¡mira!"

Ojalá tengas que usar poco el tipex, mi amor, mi niña que se hace grande y se aleja... Buena suerte. Y buena letra.

10 comentarios:

amanda dijo...

En casa pasamos por esa etapa hace un par de años. Como el tipex no estaba autorizado en clase, pero disponían de etiquetas blancas para poner el nombre en los libros, inventaron un modo de corregir los errores. Iban cortando trocitos de etiqueta según los iban necesitando para taparlos y poder escribir correctamente encima. Utilizaron muchos pegotes el primer año, no sólo porque se equivocaban muchas veces, sino porque tenían una letra grandísima.

Ahora llevan en el estuche bolígrafos de todos los colores, las etiquetas las utilizan sólo para etiquetar y los enormes garabatos se han convertido en bonitas y pequeñas letras que van llenando como si de hormiguitas se tratara los folios (este año ya blancos) que utilizan tanto en clase como en casa. Yo ya me he acostumbrado a comprar bonito material de escritura para dos.

Ale, ya he contado mi historia. ¡Qué a gustito me he quedado! :D

servidora dijo...

¡Ays! Ayer es que fue un día muy bipolar, lo mismo me ponía triste que me salían ocho chorradas seguidas.

Y lo del boli fue la guinda: por un lado, qué guais, qué mayor... y por otro, qué horror, qué mayor...

En fin, qué te voy a contar a ti, ¿no? :-)

nanitas dijo...

No se si a vosotros os tocó sufrirlos, los bolis Replay, ese gran invento que llevaba una goma incorporada en la tapa y te permitía borrar la escritura, buen invento, excepto si eras zurda como yo, que la mano se encargaba de emborronarlo todo, pero bueno al fin y al cabo era lo que se llevaba entonces.

Por cierto glo, que yo tb he pasado por lo del punto de cruz jeje

servidora dijo...

Bueno, pero es que yo siempre he creído que los zurdos deberíais escribir al estilo árabe ;-)

Nanitas dijo...

Yo escribo como los "xinos" de abajo arriba con la hoja horizontal, no se como lo hago, pero me quedan unas líneas mas rectas ;)

Mars Attacks dijo...

Me habrás pillao en un día premenstrual, pero me has dejado todo lloroso... jo...

servidora dijo...

Jo, tú... mira quién habla... :-/

Juanjo dijo...

Uffff, bolis. Tiemblo el día que empiecen a aparecer en mi casa, pero sin duda debe ser un paso importante en la vida de un niño saber que existen decisiones que no tienen marcha atrás sin dejar un borrón.

Me ha gustado la entrada, aunque el título lo considero demasiado normativo. Mone? queda más autóctono, ¿no?

Saludos

servidora dijo...

Me has pillado, Juanjo. Lo que pasa es que soy gallega y no suelo hablar valenciano (para que nos vamos a engañar... la que me enseña de poquet a poquet es María). Pensé en Mone?, pensé en S'en anem?... Lo que pasa es que igual ganó S'en amen? precisamente por parecerme más formal, como de que iba más lejos aún...

Gracias por pasarte por aquí :-)

Anónimo dijo...

Yo ni me acuerdo del día en que empecé a escribir con boli en el colegio, como somos los hijos...

pd. Soy la incontinente, que desde que he cambiado al nuevo Blogger no sé como logearme!!! es desesperante cómo lo hago para entrar a mi blog no funciona aquí en los comentarios!!!!
Esto es lo que pasa cuando dejamos el boli y empezamos con los ordenadores.